Preguntas y Respuestas

El tejido muscular se compone aproximadamente de un 65% de glutamina, que los músculos utilizan para producir energía sin consumir las reservas de glucógeno, cuando el ejercicio físico se hace muy intenso. Como forma parte del tejido muscular (y por lo tanto de la masa magra), la glutamina se recomienda en la alimentación de quien practica un deporte, para mantener los músculos y favorecer la recuperación.
Aunque no hay un límite de edad para la ingensta de suplementos, nosotros recomendamos no usarlos antes de los 14 años: ¡para nosotros es un compromiso ÉTICO!  Sin embargo, antes de establecer un límite tan definido, hay que conocer la intensidad de los entrenamientos y los hábitos alimenticios. A veces, considerando ciertos bollos producidos con materias primas de bajísima calidad, nos parece que es mucho mejor merendar con una barrita energética en lugar de un bollo pésimo. Sin embargo, éste es un tema complejo sobre el que a menudo la gente no tiene las ideas claras, por lo tanto es necesario proporcionar la información adecuada. 
Hay que hacer presente que, para obtener unos músculos abdominales definidos y bonitos, es necesario reducir la grasa abdominal: hacer ejercicios abdominales es útil también para reducir estas reservas lipídicas, sin embargo hay que acompañarlos con ejercicios de otro tipo, para alcanzar una adecuada proporción entre la masa grasa y la masa magra.  En todo caso, es útil entrenar regularmente el tejido muscular abdominal, realizando diariamente ejercicios que hagan trabajar todos los músculos abdominales. Cada ejercicio (el crunch, los ejercicios con lat-machine, el sit up...) tiene que ser realizado de la forma correcta, para evitar problemas físicos: por lo tanto es imprescindible la supervisión de un entrenador personal, por lo menos durante las primeras sesiones de ejercicio.
 
Las fibras alimentarias (también conocidas como fibras integrales, fibras dietarias o fibras brutas) son polisacáridos que componen las células vegetales, y sobre todo las paredes de estas células.  La fibras alimentarias no están presentes en el reino animal, aunque sí existen sustancias parecidas, como el quitosano, que proviene de las cáscaras de los crustáceos. La fibra alimentaria no es un nutriente, sin embago desempeña papeles importantes en la alimentación de los seres humanos. Entre sus funciones, aumenta la sensación de saciedad, estimula el funcionamiento intestinal y ayuda en caso de trastornos intestinales. 
 
Los B.C.A.A. (branched chain amino acids, aminoácidos de cadena ramificada) son los aminoácidos Leucina, Isoleucina y Valina. Los B.C.A.A. se caracterizan por ser asimilados directamente por el tejido muscular, por ralentizar el efecto catabólico y favorecer el efecto anabólico. Además de una función plástica, también pueden tener una función energética. 
Después de la actividad física, se debería consumir alimentos sólidos una vez terminada la rápida reposición del glucógeno, o sea una hora aproximadamente después de la conclusión del ejercicio. En todo caso, en esta fase habría que consumir alimentos ricos en hidratos de carbono (pasta, arroz, pan, verduras, frutas, pasteles...) para favorecer una reposición eficaz del glucógeno muscular. Para una intervención específica sobre la recuperación muscular, se pueden tomar suplementos realizados precisamente para acelerar la fase de recuperación.
 
¡Sí! Las aguas más ricas en minerales tienen un residuo seco de alrededor de 1,5 g de sales minerales por litro. Una cantimplora de un agua semejante puede aportar alrededor de 0,75 g de sales minerales, la mayoría de las cuales se compone de carbonato de calcio. Una cantimplora de un válido suplemento hipotónico rehidratante con minerales y glúcidos aporta por lo menos 2 g de minerales. Estos productos tienen además la ventaja de proporcionar minerales seleccionados (o sea solámente los necesarios para la actividad deportiva, como el potasio, el magnesio, el sodio...) e hidratos de carbono (una fuente de energía durante las competiciones).   Aunque el agua mineral es suficiente durante un ejercicio corto y de baja intensidad, en caso de ejercicios largos e intensos los beneficios de un válido suplemento rehidratante con minerales y glúcidos son indudables. 
El ácido láctico es una molécula producida por nuestro organismo cuando se realiza un esfuerzo físico en condiciones de escasez de oxígeno. En pocas palabras, cuando el esfuerzo es muy intenso y supera el umbral anaeróbico ventilatorio, nuestro organismo produce ácido láctico.  Esta molécula, producida en condiciones anaeróbicas a través de la glucólisis, provoca la acidificación del músculo, y en grandes cantidades estorba su funcionamiento, causando dolor y calambres. En cuanto la intensidad del esfuerzo disminuya, el ácido láctico es empleado nuevamente, de hecho esta molécula se vuelve enseguida a metabolizar para producir energía.
 
La cafeína es un alcaloide natural que se encuentra en plantas como el café, el cacao y el té. Forma parte de la categoría de los estimulantes y un gran número de estudios importantes han demonstrado su eficacia. Es asimilada en el estómago, por ello llega muy rápidamente a los fluidos del organismo. El efecto más conocido en los deportistas es la capacidad de retrasar momentáneamente la sensación de fatiga. Su uso ha sido despenalizado en 2003, así que ya no está incluida en la Prohibited List de la WADA. Por lo que concierne a los mitos relativos a la cafeína, hay que subrayar que aún no hay pruebas científicas de que la cafeína cree adicción o aumente el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La comunidad científica está de acuerdo en que el consumo moderado de cafeína (hasta los 300 mg/día) no representa un riesgo para la salud. 
Las exigencias alimenticias de un atleta, y por lo tanto su desayuno, dependen de muchos factores, entre los cuales destaca su especialidad deportiva. En general, no se aconseja cambiar drásticamente de hábitos alimentarios el día de la competición. Muchos atletas que practican deportes de resistencia (maratón, ciclismo...) el día de la carrera suelen desayunar una cantidad de alimentos tres o cuatro veces más abundante que la que desayunan normalmente; el organismo podría encontrar dificultades en tolerarlo, porque está acostumbrado a asimilar alimentos y cantidades distintas.
Las siguientes son dos recomendaciones útiles para el desayuno que precede una carrera o competición:
- horario adecuado: la característica más importante del desayuno es su horario; es recomendable evitar comer muy cerca de la actividad deportiva, porque en ese momento el estómago ya tiene que estar vacío. En general, hay que desayunar por lo menos 1 hora y media antes de la competición o carrera;
- desayuno completo y probado anteriormente: un desayuno adecuado tiene que incluir hidratos de carbono, proteínas y grasas, sin olvidar una cierta cantidad de fibra alimentaria. Los alimentos que se pueden escoger son muchos y variados: leche o un yogur con cereales y una fruta, té con galletas secas y un zumo, pan integral con embutidos... En todo caso, es necesario haber probado anteriormente los alimentos para estar seguros de que el organismo los tolere. 
 
STORE
LOCATOR

(ITALIA)
Encuentre la tienda más cercana.
PROVINCIA

DISTANCIA